Dependiendo del proceso de divorcio en el que estéis tu pareja y tú, en Asiaín Asesores te proponemos diferentes alternativas que esperamos puedan ayudaros a solucionar, o por lo menos llevar de la mejor de las maneras, una posible separación:

  1. Desencuentros puntuales o crisis pasajeras.
  2. Toda relación de pareja pasa por momentos de crisis que merece la pena afrontar haciendo uso de las mejores herramientas para evitar males mayores.

    En estos casos resulta aconsejable acudir a la mediación familiar. Se trata de un procedimiento relativamente novedoso mediante el que las personas que sufren el conflicto son acompañadas por el mediador, o el equipo mediador, que les conduce a poder alcanzar un acuerdo satisfactorio, eficaz y duradero a un coste asequible (60€/sesión) y mediante un procedimiento rápido (máximo 3 meses desde el acuerdo de iniciación). Como son los miembros de la pareja los protagonistas de la solución de su conflicto matrimonial, el acuerdo alcanzado suele ser efectivo y cumplido voluntariamente por ambos. De lo contrario, y como el acuerdo se refleja en documento firmado ante Notario a un coste reducido especialmente regulado en la ley especial sobre mediación familiar, la parte incumplidora puede ser obligada a cumplir lo acordado mediante procedimiento ejecutivo tramitado por un Juzgado.

  3. Crisis de pareja definitiva pero amistosa.
  4. Además del procedimiento de mediación antes descrito, que también es útil y aconsejable en supuesto de crisis matrimoniales definitivas donde los miembros de la pareja opten por una solución amistosa, lo habitual es acudir a un Abogado para plasmar legalmente los acuerdos que se hayan alcanzado sobre todos los aspectos a regular para ordenar el tránsito de la convivencia a la separación. Es decir, para plasmar en un convenio regulador cómo van a repartirse el uso, propiedad y cargas de la vivienda que constituía el hogar familiar, dónde va a vivir cada uno de ellos tras la separación, qué hacer con los otros bienes en común (coches y otros vehículos, muebles, mascotas, efectivo, acciones … etc), con quién se quedan a vivir los hijos habidos, o si se comparten los tiempos de su cuidado, cuánto importan los costes de su manutención, vestido, cobijo, escolarización, sanidad, …etc y cómo se reparten dichos “alimentos” entre ambos…
    Una vez alcanzado y firmado el acuerdo, el Abogado formaliza la demanda, que para ser presentada en el Juzgado, precisa también de la firma de un Procurador, y la Sentencia se dicta en muy poco tiempo.
    Si no hay hijos, o son mayores de edad, basta la firma del convenio ante Notario para obtener el divorcio y no hace falta acudir al Juzgado.

  5. Separación definitiva y sin acuerdo previo.
  6. Este es sin duda el peor de los tres escenarios, solo cabe entonces acudir a un Abogado y formalizar demanda de divorcio ante el Juzgado solicitándole que decida sobre todo aquello que podría haberse acordado amistosamente. La sentencia de divorcio tarda mucho más en obtenerse en estos casos pues, además, la parte que no esté de acuerdo con la dictada en primer lugar por el Juez de Instancia puede recurrirla y es entonces revisada por el Tribunal Superior.

Si tras este artículo todavía te quedan dudas o quieres consultarnos cualquier información adicional, en el Despacho de Abogados Asiaín Asesores estaremos encantados de atenderte sin ningún compromiso, y buscaremos la solución que mejor se adapte en tu caso.

¡Si te ha servido el post, ayúdanos compartiéndolo! 🤗

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *